Celebración en San Isidro por el cuarto aniversario del pontificado papal. Francisco, el Papa de los pobres

2 (640x360)

1 (640x360)14/3/2017. Tal como adelantamos ayer por la tarde monseñor Oscar Ojea, Obispo de la Diócesis de San Isidro, presidió una misa en la Catedral para unirse a la celebración del comienzo del cuarto año de pontificado del Papa Francisco. Cabe destacar que la celebración surgió también como respuesta al pedido de la Confederación General de los Trabajadores de Zona Norte.

En su homilía monseñor Ojea expresó que: “Estamos en un momento en el que es imprescindible que la sensibilidad de aquellos que están encargados de llevar adelante el destino del país, sea auténticamente fraterna y evangélica y -que al mismo tiempo- que esa capacidad extraordinaria que ha tenido nuestro pueblo, que es paciente, que es noble y que está dispuesto al diálogo, pueda también desarrollarse”, indicó el pastor y al rato añadió:  “Nosotros le pedimos de modo particular al Señor en esta Eucaristía, por nuestro país, por nuestros trabajadores, por los hermanos que más están sufriendo esta crisis y este momento doloroso que estamos atravesando”.

7 (640x360)

Mons. Ojea al ver pobladas las naves por representantes del mundo laboral observó que “es una gracia que los trabajadores en este momento dificilísimo de la vida del país, hayan querido venir a celebrar esta Eucaristía y a unirse en Acción de Gracias por el Papa” y al abrir la homilía recordó que “todo el Evangelio es una pedagogía de la fraternidad, todo el Evangelio nos enseña a ser hermanos y a mirar al prójimo como a un hermano, por eso, apenas asume Francisco pone un interés especial, pone de relieve de un modo especial, lo que significa no mirarse sólo a uno mismo sino empezar mirar al costado de verdad, para ser fiel al Evangelio de Jesús”.

6 (640x360)

En su mensaje el prelado desbrozó las distintas Encíclicas; la Alegría del Evangelio, Laudato SI y la Alegría del Amor y realizó una especial reflexión sobre el nombre elegido por el Santo Padre “Francisco”  y no obvió aludir a su opción preferencial por los pobres.  “Es imposible dejar de poner de relieve el hincapié que ha hecho el Santo Padre en los pobres. El nombre de Francisco, el haber elegido ese nombre también tiene que ver -dijo-. Francisco es el Santo de los pobres; se hizo pobre por Jesús, es la imagen de Cristo en la tierra Francisco en la Edad Media, San Francisco de Asís. Y el Papa al mismo tiempo se pone a sí mismo ese nombre porque quiere una Iglesia pobre para los pobres. El pobre es el que me hace poner de relieve la fraternidad porque se dirige a mí y me interpela, me toca lo más profundo del corazón. Crece mi sensibilidad cristiana y al mismo tiempo, dice el Santo Padre en un texto que les voy a leer, “aprendemos de él”, ejemplificó.

El 13 de Marzo de 2013 fue el día en el que el cardenal argentino Jorge Mario Begoglio fue elegido Papa de la Iglesia Católica, adoptando el nombre de Francisco y siendo el primer Pontífice latinoamericano y jesuita de la historia, quien al asumir pidió a los católicos: “Emprendamos este camino, obispos y pueblo” y orar “los unos por los otros, oremos por todo el mundo para que exista una gran hermandad”.

El Obispo también destacó que: “Todo el Evangelio es una pedagogía de la fraternidad, todo el Evangelio nos enseña a ser hermanos y a mirar al prójimo como a un hermano, por eso, apenas asume el Papa Francisco pone un interés especial, pone de relieve de un modo especial, lo que significa no mirarse sólo a uno mismo sino empezar mirar al costado de verdad, para ser fiel al Evangelio de Jesús”.

Estuvieron presentes en la celebración representantes de distintos gremios y centrales de trabajadores del ámbito nacional y regional.