Un “Lugar Soñado” donde se aprende a descubrir las capacidades distintas

fundp1

3/12/09. La Fundación Peumayen  -que en lengua mapuche significa “Lugar soñado“- se ocupa de contener y mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad mental y está preparando para el próximo 14 de Diciembre una cena-show en el restaurant Mai Mai del Bajo de San Isidro. El encuentro, que coronará las actividades del año, tiene por fin también recaudar fondos para su Hogar y Centro de Día de Escobar pero  -fundamentalmente- brinda la posibilidad de adentrarse en el mundo de esta institución donde se vivencia de un modo muy humano el trabajo comunitario, sin preconceptos, con un amor que une y enseña a descubrir las capacidades distintas. 

 

 

“La Fundación surgió de la idea de crear un espacio que pueda brindar a sus concurrentes, no solo un lugar de alojamiento, sino también un sitio de contención y participación, donde cada uno pueda lograr su satisfacción personal mediante el desarrollo de sus habilidades psico-sociales”, cuenta la sanisidrense Beatriz Tirigall Silva, integrante de esta entidad fundada por una convecina María Eugenia Dabruzzo.

 

 

funp3El Hogar y Centro de Día Peumayen sentó sus reales en Escobar, pero tiene intenciones de extenderse a mas puntos de la Zona Norte. “Sabemos que hay muchas familias en busca de servicios para sus hijos, especialmente los discapacitados mentales que no dan con un lugar que los contenga y es a ellos a quienes queremos llegar con nuestra propuesta”, asegura Beatriz. La institución tiene por misión de contener e incluir a las personas con discapacidad y fortalecer en la sociedad el derecho de igualdad de oportunidades.

 

 

En el Hogar un equipo interdisciplinario – integrado por médicos, psicólogos, terapista ocupacional, asistente social, orientadores y nutricionista- aplica distintas metodologías que brindan una flexibilidad en la participación, así cada uno aprende a descubrir el desarrollo de sus potencialidades y puede cooperar -dentro de sus posibilidades- en la organización de las diferentes rutinas

 

“Tuve el privilegio de aprender a vivir en esta comunidad, de convivir y trabajar con personas con discapacidad mental que se esfuerzan por mejorar y que a través de su vulnerabilidad nos enseñan a abrirnos al otro con un amor sin defensas, que nos une y nos hace ser familia“, confía Beatriz, hija del conocido historiador sanisidrense Jorge Tirigall y una mujer con una sensibilidad única.

 

fundpparque

En Peumayen se  llevan a cabo distintas modalidades de trabajo (dispositivos y rutinas), tanto básicas (alimentación, higiene y vestido) como complementarias (cuidado personal, manejo del hogar, etc.) Se trabajan también áreas recreativas y de tiempo libre, actividades de juegos y tiempos de ocio.

 

En definitiva, un cúmulo de disciplinas que hacen a la socialización y permiten lograr una verdadera integración comunitaria alcanzando los objetivos personales de cada uno. “Todo se basa en fomentar una conducta social que posibilite luego el desarrollo de la participación”, dice Tirigall.

 

Por otro lado también se brindan espacios para actividades ocupacionales no laborales que permiten determinar y explorar aptitudes y los intereses de cada residente.

 

Además la institución realiza un trabajo de apoyo familiar que tiene como objetivo generar un lugar de reflexión y participación de la familia para que esta contenga y despierte las máximas potencialidades de quienes padecen alguna discapacidad mental .

 

“El eje primordial de la Fundación Peumayen es mejorar en todos los aspectos la calidad de vida de los que se suman a este proyecto”, relata María Eugenia Dabruzzo al tiempo que explica que en Peumayen se intenta por diferentes medios que sus residentes logren adquirir habilidades, hábitos y actitudes, que luego les posibiliten desenvolverse en situaciones corrientes de la vida diaria y dentro de un espacio social.

 

Allí además de un hogar encuentran a profesionales idóneos que fomentan el máximo desarrollo de autovalimiento posible, tratan de mejorar sus habilidades interpersonales, favorecen mejores espacios de integración y participación y logran mejorar sus habilidades para el desempeño de actividades ocupacionales no laborales.

 

 

En fin… podríamos seguir hablando largo y tendido, de todo el increíble y valioso trabajo social que realiza esta Fundación, pero quienes deseen conocerla en detalle pueden visitar su sede ubicada en Conde 1140, Loma Verde, ciudad de Escobar (03488-495698) o bien acercarse el  14 de Diciembre a las 21 horas al  restaurant Mai Mai, Primera Junta 1021, Bajo de San Isidro. Allí Beatriz y María Eugenia los invitan a espiar los logros de este “Lugar Soñado” donde se vivencia de un modo muy humano el trabajo comunitario, sin preconceptos, con un amor que une y enseña a descubrir las capacidades distintas.